IBERTIC | OEI | Metas 2021 | Formación | Boletín | Contactar RSS Twitter G + Facebook OEI Canal YouTube flickr

IBERTIC

IBERTIC Acerca de IBERTIC - Investigación - Formación - Evaluación    - ARTE Y TIC -

Educación digital y cultura de la innovación


Compartir en facebook

Fundación COTEC

Este libro recoge un conjunto de experiencias pedagógicas dirigidas a potenciar el espíritu innovador de nuestros jóvenes, superando tradicionales carencias de nuestro sistema educativo. A partir de ejemplos reales, se analiza cómo utilizar la tecnología digital, de enorme atractivo entre los jóvenes, para hacer ver a los estudiantes el valor de los conocimientos que adquieren, y cómo aprovecharlos para generar riqueza, es decir, para innovar.

Sabemos que en España estamos aún lejos de los países más avanzados en las cifras de gasto en I+D y en porcentajes de patentes por habitante. Son hechos conocidos que recibimos por las encuestas de I+D e Innovación todos los años. Pero mucho menos reconocido resulta el hecho de que España se encuentra también por detrás en el desarrollo de los factores actitudinales y culturales que constituyen la base para permitirnos superar con el tiempo este retraso. La cultura, entendida como los valores y creencias que prevalecen en una sociedad, es un factor determinante del espíritu innovador de las regiones o de los países. La cultura innovadora supone la existencia de un conjunto de valores, hábitos y conocimientos compartidos por buena parte de la ciudadanía, que facilitan el desarrollo y éxito de actividades innovadoras. Es decir, un conjunto de intangibles enlazados con la valoración del conocimiento y del emprendimiento.

Pues bien, en estos intangibles, tan importantes para construir nuestro futuro como sociedad y como economía, seguimos muy por detrás de las sociedades más avanzadas. Un trabajo de la Unión Europea, fruto de un contrato con la organización Gallup y publicado en diciembre de 2009, nos muestra que los españoles tienen peor imagen de los empresarios y peor actitud ante la posibilidad de emprender una aventura empresarial que los norteamericanos y que los europeos de los países más desarrollados.

La importancia que tiene la educación (reglada o no) en la creación y mantenimiento de estas percepciones es indiscutible y, por ello, algunas preguntas de la encuesta van dirigidas a evaluar su impacto en la actitud emprendedora de la sociedad. De nuevo queda clara la gran diferencia entre unas y otras sociedades. Por ejemplo, mientras que las tres cuartas partes de los encuestados en los EE. UU. consideran que la educación que han recibido les ha ayudado a desarrollar su espíritu emprendedor y a entender mejor el papel de los empresarios en la sociedad, en España esta percepción la comparte solamente la mitad de los encuestados. El 35 % de los ciudadanos estadounidenses está convencido de que la educación que ha recibido le ha dado las habilidades y el know-how necesarios para llevar un negocio, y el 22 % asegura que ha contribuido de forma importante a desarrollar su interés por emprender un negocio. Estos porcentajes son cuatro veces superiores a los de España.

También en la educación puede situarse el origen de las diferencias en las actitudes de los ciudadanos que pueden determinar su espíritu emprendedor. Por cada ciudadano español que declara tener actitudes que reflejan confianza en sí mismo, hay dos europeos y cuatro estadounidenses. Algo parecido ocurre con las actitudes que demanda la innovación, como la asunción de riesgos o la actitud positiva hacia el cambio, donde las proporciones respecto a España son de tres a uno en el caso de los EE. UU., y de casi dos a uno en el conjunto de la UE.

Como se ha visto al principio de este trabajo, el sistema educativo español ha demostrado enormes carencias. Algunas de las deficiencias educativas del sistema (rendimientos menores, abandono escolar, etc.) han sido destacadas en numerosos informes; pero aquí se ha hecho especial hincapié en el terreno de los valores: el espíritu innovador de los jóvenes españoles es insuficiente para conseguir acercarnos, como país, a una sociedad basada en la aplicación del conocimiento, y la escuela hace muy poco para corregir esta situación.

Es aquí donde suele aparecer la tecno-filia pedagógica (en esta ocasión bajo la forma de las redes sociales), presentándose como un remedio mágico para corregir la situación. En el capítulo 2 del presente trabajo se ha intentado dejar claro que desgraciadamente, aun siendo importante la integración de las TIC en nuestras actividades educativas como herramienta facilitadora, resulta erróneo fijar el foco principal del proceso de aprendizaje en ellas. En el capítulo 3 se han analizado con cierto detalle las enormes posibilidades de comunicación, intercambio y acceso al conocimiento que proporcionan las redes sociales. Pero es preciso ser conscientes de que las redes sociales no son ninguna pócima mágica que permite por sí misma corregir la situación. El trabajo de diseñar un programa pedagógico adecuado no lo evita ninguna herramienta, por potente que esta sea. Como se decía más arriba, serán las actividades desarrolladas por estudiantes y profesores, es decir, la manera en la que las herramientas tecnológicas se asocian con prácticas educativas adecuadas, las que determinarán la consecución de los objetivos de aprendizaje.

El uso de las redes sociales en la escuela puede presentar algunos problemas. El uso intensivo por parte de los jóvenes, vinculado a actividades lúdicas y personales es quizás la mayor crítica de sus detractores. Esta utilización para fines no docentes puede suponer una barrera a la hora de que los padres y profesores las acepten en el entorno educativo. Parece indudable que las redes sociales presentan un enorme potencial de distracción. Muchos pedagogos han verificado que restan atención a los alumnos por el simple hecho de que les anima a concentrarse en sus asuntos privados, con la coartada de su uso educativo.

Además, las redes sociales pueden «distraer» por la inmediatez y rapidez de sus mensajes, y por su falta de profundidad en el análisis de los contenidos. El ejemplo más evidente es el de Twitter: es muy difícil explicar o profundizar en una materia o tema en 140 caracteres. Este es el motivo por el que esta red social es vista con mucha suspicacia incluso por el entorno pedagógico más aficionado a las TIC.

También pueden surgir otros problemas como la falta de formación por parte del profesorado que, muchas veces, dispone de menos información sobre el manejo de las redes sociales que sus propios alumnos. También la utilización de Internet, en general, y de las redes sociales, en particular, han generado un exceso de información o «infoxicación», lo que puede aumentar las diferencias entre los alumnos que saben discriminar y quienes no dominan la selección de información. En muchas ocasiones más información produce más confusión entre quienes carecen de conocimientos suficientes para discriminar entre unos textos y otros. Si no existe una correcta administración y monitorización se produce una «mala digestión» de la información manejada y la consiguiente pérdida de interés y alejamiento sobre los objetivos planteados.

Sin embargo, las redes sociales son mucho más que los 140 caracteres de Twitter y que los diálogos intrascendentes y la información falsa y superficial que muchas veces ocupa la red. El éxito de las redes sociales generalistas ha provocado la creación de redes sociales verticales especializadas en educación, con un mayor control por parte de los docentes y con usos restringidos a la labor didáctica.

Y los repositorios de conocimientos, en sus diferentes formas, desde un simple blog hasta los grandes sistemas de almacenamiento privado y público «en la nube», pueden ser reorientados para responder a los programas educativos. Las redes sociales presentan evidentes ventajas pedagógicas en lo referente a la búsqueda de nuevos ejes de complicidad entre el profesor y el alumno. Debido a su uso masivo por parte de los jóvenes españoles, su utilización docente facilita adentrarse en su mismo territorio y acercarse al entorno informal donde se mueven habitualmente los alumnos.

Pero su principal ventaja no es esa. La información que las redes sociales ponen a disposición de docentes, familias y alumnos es enorme, y los modos que facilitan para acceder a esa información también son muchos. Pero lo más importante es que ese gran repositorio de conocimientos puede ser organizado de manera interactiva y participativa. Las redes sociales facilitan la construcción de un modelo formativo en el que la colaboración, la co-creación y la suma sinérgica de conocimientos tiene como resultado un aprendizaje abierto y activo.

Las nuevas tecnologías aplicadas a la educación permiten y fomentan el desarrollo de nuevas capacidades, motivando a los estudiantes, que se sienten más identificados en las clases y dentro del contexto en el que se mueven, pues se parece más a una sociedad 2.0 como la actual y en la que ellos crecen y se desarrollan. Pero no solo se trata de esto, sino que al ser los propios alumnos quienes generan y comparten su propio contenido, se puede decir que al sentirlo como suyo, posiblemente, se esté fomentando el espíritu emprendedor y, por la novedad, quizás hasta las ganas de innovar. La apropiación de la red por parte de los usuarios, muy especialmente de los jóvenes, abre un nuevo mundo de posibilidades para que ellos mismos se sumerjan en el espíritu emprendedor al hacerse partícipes de proyectos «empresariales» innovadores, y que con todo ello mejoren su imagen sobre las empresas y su importancia en la sociedad. 

Según Laia Mestres i Salud (2011), «para lograrlo, en primer lugar, es necesario solucionar las carencias que la educación cuenta hoy en día: falta de valores culturales del espíritu emprendedor; desconocimiento de las oportunidades del emprendimiento y falta del desarrollo de habilidades empresariales. Después se debería favorecer un cambio en la metodología didáctica: pasar del estilo tradicional al estilo emprendedor, entendido este último como más énfasis en la práctica, proponer objetivos negociados, el alumno como centro del proceso de aprendizaje, evaluación como mecanismo de mejora, etc.» (Laia Mestres i Salud, http://www.educaweb.com/noticia/2011/05/02/como-omentarculturaemprendedora-14748.html).

Aun cuando estas reflexiones puedan parecer confusas (especialmente por el uso ambiguo que aquí se hace del término «emprendedor»), estas manifestaciones, y otras semejantes, están relacionadas con los importantes cambios que están teniendo lugar en los paradigmas educativos. Parece claro que las nuevas metodologías basadas en el aprendizaje activo muestran una «afinidad electiva» con estas nuevas tecnologías, ya que son intrínsecamente interactivas y bidireccionales. También se ha apuntado que presumiblemente las competencias de naturaleza axial (más que instrumental) como la enseñanza de la innovación son especialmente afines a este nuevo paradigma. Una educación transversal en la innovación, que potencie un conjunto de competencias psicológicas (conciencia de ser creativo, autoconocimiento, capacidad de introspección, automotivación elevada, curiosidad mental, actitud transgresora, liderazgo creativo, etc.), se consigue mucho mejor con sistemas colaborativos y bidireccionales.

En los capítulos 4 y 5 se han mostrado algunas experiencias interesantes en las que el acento está puesto en la difusión de la cultura de la innovación entre los estudiantes, y para lo cual se utilizan, con mayor o menor intensidad, técnicas de aprendizaje activo puestas en marcha con herramientas interactivas digitales. Se trata de una colección muy heterogénea de experiencias, pero se han resaltado especialmente tres: el programa PETIT, que ha alcanzado un cierto grado de formalización y que puede ser objeto de evaluaciones independientes, la experiencia educativa generada desde el Blog de Iniciativa Emprendedora y el Proyecto Empresarial 2.0 IES Consaburum. En general, constituyen excelentes ejemplos de cómo, partiendo de pocos recursos y mucho entusiasmo, pueden producirse experiencias alternativas fácilmente trasladables a otros contextos. Siempre en el entendimiento de que lo verdaderamente decisivo es el fin pedagógico último y que el instrumento tecnológico es solo un medio más o menos adecuado para conseguirlo.

En estos programas se usan metodologías de aprendizaje activo apoyadas por un uso mayor o menor de herramientas tecnológicas propias o tomadas directamente de las redes sociales. Las claves están en formar en capacidades emprendedoras como la creatividad, la tolerancia al fracaso o la frustración (ver el fracaso como algo positivo de lo que se aprende), la innovación, el trabajo colectivo…, favoreciendo así la motivación de los alumnos ante el planteamiento de cualquier tarea y durante el desarrollo de la misma. El alumno, en grupo, detecta problemas que él mismo se verá obligado a resolver mediante un proyecto empresarial. Todo ello siguiendo un modo de aprendizaje práctico, con posibilidad de feedback permanente y accesible gracias a una elevada interacción entre todos los alumnos y con sus profesores, es decir, la existencia de un dialogo permanente entre todos ellos.

Hasta ahora la evaluación de estas experiencias ha sido razonablemente satisfactoria. Se ha añadido valor a las asignaturas en las que se han insertado (tecnología o economía) al enmarcar el sentido de los trabajos prácticos al ámbito de la innovación y el espíritu emprendedor. El coste de su aplicación ha sido relativamente bajo. Han tenido una acogida, en general, muy favorable por parte de los estudiantes de los diferentes cursos en los que se han impartido, y también por los profesores. Han mejorado las calificaciones ya que los alumnos están motivados y trabajan en positivo en el seno del equipo de trabajo. Se ha detectado, como consecuencia, un menor abandono y fracaso escolar. Se ha comprobado una mayor atención del profesor a los equipos al cambiar su rol a profesor orientador en vez de profesor “conseguidor”, permitiendo a los alumnos explotar sus capacidades y mejorando sus competencias. Se da una mayor integración e interés en los alumnos, traducidos en términos de esfuerzo y dedicación. Se han reconocido nuevos valores, como es el del trabajo en equipo como algo distinto del simple trabajo en grupo, o se ha estimulado el sentimiento de propiedad al valorar el trabajo realizado como propio y original. Se ha potenciado el sentimiento de utilidad atribuido a las innovaciones desarrolladas, sobre todo en los casos de dispositivos o sistemas de aplicación directa en la mejora de la vida de las personas, con alto valor social y cívico. Y, sobre todo, se ha incorporado a las diferentes asignaturas la idea de espíritu emprendedor, al trabajar desde el principio en el seno de un equipo que persigue un fin común, cuya viabilidad es estudiada y comprobada desde la etapa de definición y diseño, como condición para el inicio de trabajos prácticos.

Como apunta Trinidad García Figueroa en el artículo Fomento de la cultura y el espíritu emprendedor en el actual sistema educativo «la presencia de la cultura emprendedora en el seno de la comunidad a la cual pertenecemos, de la que es parte la escuela, parece esencial para que en la misma ocurran hechos conducentes a la generación de riqueza productiva no solo monetaria, sino también intelectual y artística. Estando implicados: profesorado, centros, padres y madres, alumnado, TIC, medios de comunicación…».

El Ministerio de Educación y las Cámaras de Comercio editaron ya en 2006 el informe «Fomento del espíritu emprendedor en la escuela». En este informe, entre otras recomendaciones, se señalaban dos que encajan a la perfección con las conclusiones del presente trabajo. Por un lado, la «dotación de recursos técnicos y financieros» donde se subraya que «las TIC pueden convertirse en grandes aliadas en la extensión de la cultura y las experiencias emprendedoras en la educación»; y por otra parte, se recomienda la «creación de redes para compartir e intercambiar experiencias y buenas prácticas».

La situación económica actual obliga a no retrasar la necesidad de que finalmente se aborde un cambio de modelo y esperamos que desde todos los frentes, incluido este estudio, se pueda contribuir a que la innovación y la cultura emprendedora arraiguen definitivamente en nuestro sistema educativo y en nuestra sociedad. Las redes sociales (y en general el nuevo entorno pedagógico digital) por sí mismas no pueden hacer milagros en cuanto a la concepción de la cultura innovadora entre nuestros jóvenes, y tampoco están exentas de peligros como se ha señalado en distintos momentos de este documento, pero sí que pueden suponer un importante estímulo y una potente herramienta de trabajo para fomentar la participación y la difusión del espíritu innovador. El momento propicio debe ser aprovechado. Ahora solo falta que, aprovechando la capacidad expansiva de las redes sociales, el mensaje sea compartido y «retuiteado» por los agentes encargados de ponerlo en marcha. Las redes sociales son una plataforma muy poderosa para la participación activa de los jóvenes y pasan por fuerza por el uso intensivo de las TIC. Ambos factores son importantes para la mejora del sistema educativo y para el desarrollo de una economía competitiva.

Se decía al inicio y, siguiendo el decálogo de Cotec, que el sistema educativo español podría todavía aumentar su esfuerzo para incrementar las oportunidades en las aulas, donde ejercitar las actitudes y aptitudes necesarias para la vida empresarial, es decir, las de innovación y emprendimiento.

Ahora se puede concluir, siguiendo ejemplos como el de PETIT, que al menos empezamos a tener unas pequeñas referencias, por borrosas que parezcan, que permiten tener quizás un poco más de esperanza en el futuro.

Descargar PDF

Para saber más sobre la Fundación COTEC

Curso Programación, Creatividad y Resolución de Problemas con Scratch #Online

10 de marzo de 2014
Introduciendo la enseñanza de las Ciencias de la Computación en la enseñanza primaria y secundaria a través de Scratch
La programación de un ordenador se ha convertido durante los últimos años en una ingeniería sumamente especializada, incluso con decenas de ramas e incontables áreas de aplicación. Esta extrema especialización ha restado sin embargo el interés general por el aprendizaje de las técnicas y principios de la programación informática en particular y por los principios de las ciencias de la computación en general.
Abierta la convocatoria. Plazas limitadas. Ayudas a antiguos alumnos del CAEU de la OEI

Más información [+]

Seminario Educación para la participación ciudadana #OnLine

22 de marzo de 2014
Este Seminario se enmarca el ámbito educativo de la Red Iberoamericana de Comunicación y Divulgación Científica. Inicio 15 de abril
¿Qué es educar? ¿Cuáles son las finalidades de la actividad educativa? ¿Qué elementos constituirían las dimensiones irrenunciables de una educación integral? Aunque la incluye, la educación no puede reducirse a la mera instrucción. Sin duda, hubo un tiempo en el que la extensión de los saberes a todos los ciudadanos, la ilustración del pueblo, pudo considerarse como la esencia de la actividad educativa. Contra el oscurantismo y los prejuicios dogmáticos nada mejor que las luces de la razón ilustrada. Frente a las creencias y supersticiones nada más adecuado que el conocimiento científico.
Dirigen: José Antonio López Cerezo, Mariano Martin Gordillo y Óscar Macías Álvarez

Más información [+]

 

31 de marzo de 2014

 
Filtrar por secciones
 
- Todas
- Noticias
- Sala de lectura
- Vídeos

Convocatorias

MOOC #IBERTIC Artes y tecnologías para educar

Abierta la convocatoria. GRATUITO
El MOOC Artes y tecnologías para educar se dirige a artistas y docentes de todas las áreas, niveles y contextos educativos. El curso se plantea como una introducción a la producción de imágenes, música y producciones audiovisuales en el mundo digital y como una invitación a reflexionar sobre el papel que las artes y las tecnologías desempeñan hoy, en pleno siglo XXI, en cualquier proceso artístico o educativo. Mientras algunos currículos y algunas escuelas se empeñan en dividir los aprendizajes en compartimentos estancos, el curso muestra cómo artes y tecnologías pueden ser utilizadas de manera transversal y significativa en procesos educativos muy diverso

Argentina: ¡LUZ, CÁMARA, CLIC! IBERTIC y Wikimedia Argentina

¿Tenes celular en la escuela? ¿Contas con la netbook? ¡Entonces podés retratar tu escuela y participar de un concurso!
Categorías: 1. Aula 2. Vida Cotidiana 3. Exteriores
Docentes de todas las escuelas argentinas, públicas y privadas, y de todos los niveles educativos.
La autoría de las imágenes será individual.

Llamada a docentes a incorporase al Club GeoGebra Iberoamericano GRATUITO

Acabamos de volver a abrir la inscripción de nuevos docentes en el Club GeoGebra Iberoamericano . En este momento ya son más de 450 los docentes que se han registrado para unir su club al Club Iberoamericano.
La Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) desde sus Instituto Iberoamericano de TIC y Educación (IBERTIC) e Instituto Iberoamericano de Enseñanza de la Ciencia y la Matemática (IBERCIENCIA) invitan a los profesores y estudiantes iberoamericanos a incorporarse al Club GeoGebra Iberoamericano. Esta iniciativa cuenta con el apoyo e impulso de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía y la coordinación académica se lleva desde la Universidad de Córdoba (España).

II Día GeoGebra en Iberoamérica

Enmarcado en el Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología, Innovación y Educación realizamos la convocatoria del II Día de GeoGebra en Iberoamérica que tendrá lugar el 13 de noviembre de 2014 en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Damos así continuidad al I Día que se celebró en Montevideo el 14 de septiembre de 2013, como actividad previa al VII Congreso Iberoamericano de Educación Matemática (CIBEM).
Al igual que en la anterior edición tenemos el apoyo la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía

Aprendizaje en Red. Experiencia de conversación

23 de septiembre de 2014. De 15 a 19 horas
Sede Metropolitana de la UMET - Sarmiento 2037 - Ciudad de Buenos Aires
Conferencias de Inés Dusell y Dolors Reig
Invitados especiales: Jordi Adell y Gabriel Brener
Comentan, participan, interrumpen: Carina Lion, Mariana Maggio, Laura Marés, Vera Rexach, Lilia Toranzos, Ignacio Jara, Diego Leal y Hugo Martínez.

Más convocatorias: 0 | 5 | 10 | 15



Metas Educativas 2021




IBERTIC

investigación

 




IBERTIC - IBERCIENCIA

     



Centro de Altos Estudios Universitarios - CAEU

     
     
     
     

subir   subir

© Organización de Estados Iberoamericanos 2012. Actualizado el 22-Nov-2013 Desarrollo y mantenimiento: asenmac